lunes, 25 de mayo de 2009

AL COMPÁS DE LA MÚSICA POR FRANKLIN

Entre comercio, historia y gastronomía, era infaltable que la buena música se tomara las calles del Barrio Franklin, al son de sus artistas más populares.

El barrio Franklin está lleno de personajes que aportan picardía y sabor a sus calles, como el catalogado “Elvis Junior”, aquel baterista que posee una esencial característica, su instrumento construido por tarros de diferentes tamaños, a los cuales logra sacar una melodía que llama la atención de todos quienes tienen la oportunidad de escuchar.

Sin embargo este artista, no ha podido seguir entregando esa alegría por las calles del Bío Bío, debido al decomiso de su instrumento de trabajo “la batería” por no poseer permiso municipal. “Estoy sin trabajo, soy un cesante más en este país… sólo pido una cooperación” resaltó este personaje popular, quien debido al momento laboral que pasaba se negó a responder las preguntas “si quieren saber de mi música, búsquenme en youtube”, destacó “Elvis Junior”.

Otro personaje característico del Barrio Franklin es el “Loco Murdo”, denominado así no por su estado mental, sino por la letra de las canciones que interpreta, las cuales son creaciones realizadas por él y que tienen una especial particularidad, son interpretadas con sólo sonidos de animales.

Pero sin embargo, uno de los personajes más picarescos y con mayor talento dentro de este barrio tradicional es Marcial Rebolledo, el Charro Centella. Es común verlo con su tradicional sombrero, su micrófono y transportando un amplificador que instala frente a los comensales de los diferentes restaurantes. Allí entona sus grandes éxitos.

Don Marcial es oriundo de Arica, pero se siente hijo adoptivo del Barrio Franklin, y está agradecido por el cariño que le brinda la gente, asunto que lo motiva a continuar por la senda de la música popular “Lo que me anima es su gente, que gusta del estilo que canto, además del grato ambiente que existe en los restaurantes”, enfatiza el artista.

Este trovador de la música ranchera y de clásicos boleros, lleva 30 años recorriendo Chile, y ocho años, trabajando en la calle, especialmente en los restoranes del matadero y en los de la calle San Francisco. Ha interpretado su canto en diversos festivales, así como también en Perú y Bolivia.

Su carrera musical cuenta con un CD en DLF RECORD de propiedad de Germain De La Fuente, en el cual homenajea a Javier Solís. Ha realizado otras dos producciones, pero más artesanales donde realiza un mix de cumbias y rancheras.

“Mis canciones van dirigidas a los adultos, abuelitos y jóvenes románticos que gustan de la música retro”, aunque se especializa en cantar temas de Javier Solís y Vicente Fernández.

Marcial Rebolledo, quien se cataloga como “un humilde cantante callejero, que lleva su arte a la gente en forma profesional”, poseedor de un carisma y una voz privilegiada, podría ser el sello inolvidable de alguna celebración, como casamientos, bautizos, cumpleaños, aniversarios de empresas y lo que más le apasiona a él son “las serenatas, acompañadas con la entrega de flores para algún enamorado o enamorada”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.