lunes, 25 de mayo de 2009

BARRIO FRANKLIN SE NIEGA A BAJAR CORTINAS

La crisis económica ha provocado el cierre de cerca del 30% en este tradicional sector comercial, lo que sin duda pone en alerta a los demás locatarios, que con ingenio y esfuerzo se han negado a esta posibilidad.

“Estamos sobreviviendo a la crisis, con ofertas, remates, bajando los productos hasta lo que más se pueda, para mantenerse de pie y no bajar los brazos ante tal escenario económico. Esperamos que esta situación termine pronto y salgamos vencedores de este problema”.

Las ventas para Magaly Cárdenas, locataria y administradora de dos locales de vestuario en el Persa Bío-Bío, han disminuido entre un 60 y un 80%, durante los últimos dos meses y espera mantener su cortina arriba, a pesar que en ocasiones sólo obtenga como resultado de sus ventas sólo el costo del producto.

Situación que no lograron controlar una gran cantidad de locatarios que se vieron en la necesidad de cerrar sus negocios, producto que “las ventas del mes de febrero experimentaron una caída del 40% en comparación a la comercialización de años anteriores en la misma fecha”, según informó Myriam Torres, Secretaria de la Cámara de Comercio y Turismo Franklin.

Lo peor de este problema es que mucha gente se ha quedado sin trabajo por el cierre de locales y está latente el peligro de que sigan aumentando las cifras” expresa preocupada esta locataria.

Responsable de esta crítica situación es el desempleo, el consumo estancado y las trabas a la hora de obtener créditos, que tienen como denominador común: la crisis económica mundial.

Sin embargo, esto no ha sido el único factor que ha marcado este contexto financiero para el sector comercial de Franklin, debido a que se suma también la llegada del retail y los problemas de acceso y conectividad que trajo consigo la puesta en marcha del Transantiago.

Lo primordial ante tal escenario, es la forma o estrategia de saber enfrentar este duro contexto.

Buscando salvavidas

Algunos dueños y administradores de estos negocios se las han ideado para mantenerse a flote y han recurrido a diversas estrategias para superar este momento económico.

La creación de un periódico gratuito para la comunidad y los clientes, es una de las alternativas que se ha realizado. Por este medio denominado “El Barrio” se promocionan diversos locales y se dan a conocer diferentes ofertas, así como también se detallan algunas anécdotas y antecedentes históricos del barrio.
Otra estrategia es el remate de productos que ha quedado en stock, porque los comerciantes preveían que en este año de crisis las ventas en este sector subirían por sus bajos costos, pero claramente esto no se dio y las deudas han sido enormes. Con esos remates se ha logrado obtener el costo necesario para mantener abiertos algunos locales.

Por ende la Cámara de Comercio y Turismo de Franklin, que agrupa a los micro y pequeños empresarios del comercio minorista de este barrio, ha llamado, por intermedio de un Comunicado de Prensa, a la cooperación de diversos medios de comunicación para promocionar estos eventos y por ende, las visitas de los clientes: “Esperamos y demandamos… solidaridad y colaborar con nuestro Vía Crucis, en el que se encuentran involucrados trabajadores que podrían perder sus fuentes laborales. Esta incitativa de remates que nos hemos impuesto pretende terminar con el cierre consecutivo y en aumento de locales comerciales de este sector popular e histórico del comercio tradicional chileno”.
La idea no es engañar, ni perjudicar al cliente, “como sí lo hacen las grandes tiendas, que venden los productos, desde un principio a un alto precio, para después promocionar el mismo producto a un 2 x 1 y hacer creer a las personas en la oferta de este producto”, manifiesta el presidente de la Cámara de Comercio y Turismo de Franklin, Marcelino Barraza.

El representante de esta entidad expresa que el comercio en este barrio no pretende traicionar al consumidor “luchamos con nuestras propias armas para mantenernos firmes en el mercado y sin perjudicar al cliente que nos ha preferido por años, es por eso que los precios que entregamos van directamente al consumidor, a un valor único y que no cambiará”.

Sin embargo, Marcelino Barraza muestra preocupación por la gran cantidad de locales que ha tenido que cerrar sus cortinas, los que alcanzan un 30% en este sector. ES por esto, que insiste en recalcar que “Somos la mejor alternativa en tiempos de crisis y la mejor opción para quienes no quieren endeudarse”.

La otra cara de esta crisis

A pesar de tan oscuro panorama, en partes del sector Bío-Bío existen comerciantes que no tienen de qué quejarse.

Es el caso de Emilio Salinas, administrador y socio del Persa Placer quien manifiesta con satisfacción que “la crisis no ha afectado a esta área, en lo absoluto y era de esperarse, porque lo mismo ocurrió con la crisis anterior. Hay que ser novedoso, preocuparse de la limpieza y ambientación del lugar, para que sea agradable venir de compras”.

Por otra parte, según el administrador de este persa, ellos esperaban mantener sus ventas y subirlas “con la llegada de la crisis esperábamos una mayor concurrencia de público, debido a los bajos costos de los productos y una diversidad de ofertas…era una situación bastante lógica”.

Para Carlos Contreras, quien administra un local de compra y venta de utensilios médicos y dentales, en el Persa Víctor Manuel, la crisis no lo ha afectado mayormente, porque “manejo artículos que con o sin crisis son de necesidad básica para la sociedad, es decir sí o sí hay que comprarlos”.

Pero sin duda que existen sectores que han sido perturbados con agresividad por la crisis, como lo son “el sector de muebles y vestuario, otros que han escapado de esta cruel realidad como lo son los alimentos”, según explica este comerciante, quien lleva 20 años trabajando en este barrio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.